No se garantiza aprender a jugar mejor, solo que al menos se entenderá porqué.
RSS icon Home icon
  • Cómo funciona el modelo de doble palanca o de doble péndulo

    Posted on October 8th, 2009 admin 4 comments

    Cuando los científicos intentan analizar el swing de golf, el procedimiento habitual acaba conduciendo a la creación de un modelo que sea lo suficientemente simple como para representar la realidad pero que sea lo suficientemente sencillo como para ser “relativamente sencillo” de utilizar. Entre estos modelos, uno de los más antiguos es el llamado de “doble palanca” o de “doble péndulo”. Su virtud es que es muy sencillo y aunque su resolución necesita del análisis de ecuaciones diferenciales, cosa que no está al alcance de todo el mundo, tiene la virtud de que cualquiera puede entenderlo con facilidad.

    El modelo representa solamente el downswing de un golfista y no el swing en su totalidad. Sustituye al golfista por dos objetos alargados rígidos, que están unidos entre sí y que uno de ellos está fijo por uno de los extremos. El punto fijo sería el hombro izquierdo, el punto de unión de ambos objetos serían las muñecas del golfista y el único extremo libre de los dos objetos sería la cara del palo. Todo ello se representa en la siguiente figura.

    doble_pendulo

    Por supuesto el modelo no representa con exactitud la complejidad del movimiento de swing, por lo que no es posible con él llegar a conclusiones muy detalladas. Pero es lo suficientemente bueno para comprender cómo funciona el swing de golf y, sobre todo, para sacar importantes conclusiones sobre cómo obtener potencia en el golpeo de la bola. De hecho, algunas de las diferencias con el swing real serían:

    • En la realidad no existe un punto fijo sobre el que oscila el doble péndulo. Lo más parecido a tal cosa sería la cabeza pero, como es bien sabido, esta se desplaza durante el downswing, aunque sea de modo muy ligero. Pero el brazo no comienza en la cabeza sino en el hombro y éste sí que se mueve ampliamente en el backswing.
    • El modelo no contempla las limitaciones de movimiento de las articulaciones del ser humano que hacen que la cara del palo tenga que rotar alrededor del brazo. En el modelo la cara del palo estaría siempre encarada y no rotaría alrededor del eje como en el mundo real. El modelo asume que la unión en las muñecas es perfecta y sin limitaciones.
    • En la realidad, el brazo izquierdo no es un cuerpo rígido, aunque es cierto que suele permanecer muy estiradito. Pero más significativo es que el palo tampoco lo es. Las  fuerzas que actúan sobre él, hacen que se doble hacia adelante o hacia atrás en distintas fases del downswing.

    A pesar de todo ello, insisto, el modelo es suficientemente bueno para obtener conclusiones significativas. Sobre todo porque se trata de un problema clásico de los que analiza la mecánica clásica y sus consecuencias son ampliamente conocidas. Veamos alguna de ellas:

    • Cuanto menor es el ángulo que separa a ambos cuerpos rígidos al principio del downswing, mayor es la potencia que tiene el golpe. Dicho en el lenguaje de un golfista, cuanto más se quiebren las muñecas en el tope del backswing, mayor potencia de consigue. Esto es lo que hacen golfistas como Ben Hogan conseguir ser un cañonero con el drive.

    ben-hogan-downswing

    • Cuanto más tiempo se mantenga el ángulo entre los dos cuerpos rígidos, más velocidad se consigue. Es lo que muchos profesores anglosajones llaman “retain the lag”, es decir, mantener el ángulo entre el brazo izquierdo y el palo durante la mayor parte del downswing. O lo que otros llaman “evitar lanzar el palo demasiado pronto”. Hay que avisar que no se mantiene el ángulo fijo desde el comienzo del downswing hasta un instante en el que comienza a aumentar, sino que el ángulo aumenta muy lentamente al principio, cada vez lo hace más deprisa, y al final la velocidad de cambio es máxima.

    power-tip-good

    • No es necesario la acción de las muñecas en la parte final del swing para alcanzar grandes velocidades. Cierto es que se si actúan se puede conseguir una velocidad mayor pero la dificultad que esto tiene aconseja que este mecanismo no sea utilizado ni tan siquiera por los golfistas de hándicap más bajo. Se trata de un sentimiento compartido por muchos grandes jugadores como Ben Hogan o Jack Nicklaus que consideraban que en el impacto había que dejar moverse al palo.

    Es el mismo fenómeno que ocurre cuando se utiliza un látigo. Al principio el movimiento más veloz se produce en las partes más cercanas a la muñeca y al final estas se van quedando paradas y por un principio físico conocido como “conservación de la cantidad de movimiento” las partes del extremo se aceleran al máximo.   Es como si toda la velocidad que han alcanzado todas las partes del látigo se concentrara en una pequeña parte del mismo, aún a costa de que el resto disminuya su velocidad.

    Para acabar una curiosidad. En el arte militar se conoce desde la antigüedad (era conocido incluso por los romanos) unas máquinas de lanzar proyectiles llamadas fundíbulo ó trabuquete (en inglés trebuchet) capaces de lanzar objetos destructivos a distancias considerables en las que se utilizaba el mismo principio de diseño: el doble péndulo. Para el curioso existe incluso una tienda que comercializa juguetes de este tipo. http://www.trebuchet.com/

    Trebuchet

    O puede verse el funcionamiento en este video.


    4 Trackbacks / Pingbacks

    Leave a reply