No se garantiza aprender a jugar mejor, solo que al menos se entenderá porqué.
RSS icon Home icon
  • Como elegir la mejor bola de golf

    Posted on January 23rd, 2011 admin No comments

    Cuando empecé a jugar al golf era tan malo que nunca perdía una bola. Resulta difícil perder una bola cuando al golpearla apenas alcanza unos metros, como mucho unas pocas decenas. De hecho, en esta fase se puede tener incluso una tasa de perdidas negativas porque uno se encuentra alguna que otra bola perdida por otro jugador. Y estas son las más baratas!!

    Con suerte, esta etapa dura poco y, de repente, se pasa a otra en la que es cuando más bolas se pierden. De esta época data un principio que todavía conservo: “lo que gastes en bolas en un recorrido debe ser una parte pequeña de lo que cueste el green fee del campo”. Por ejemplo un 20%. “Y si soy tan malo que ni eso, entonces compraré las bolas más baratas posibles”.

    Al principio las elecciones son pocas y se reducen a bolas recuperadas de lagos y algo que se parece más a una piedra que a una bola. Afortunadamente, poco a poco uno va mejorando su juego y cada vez hay más bolas cumplen el criterio. Llegado ese momento hay que indagar un poquitín.

    Los hechos

    Puede resultar sorprendente para algunos, pero lo que dicen los estudios es que la  diferencia en la distancia alcanzada por diferentes bolas es relativamente pequeña. Uno de los más conocidos fue publicado en el ejemplar de febrero  de 2008 de la revisa Golf Magazine sobre bolas disponibles en 2007. En él, se utilizó un robot, llamado Iron Byron, para golpear todas las bolas en las mismas condiciones.

    La diferencia entre las bolas mejor y peor es de apenas un 5%, algo lo suficientemente pequeño para que no suponga grandes diferencias en el juego para la mayoría de jugadores. De hecho, dentro de una misma marca de bolas la diferencia entre la bola más larga y la mas corta es de apenas un 2%. Se trata de valores lo suficientemente pequeños como para que los errores de medida sean comparables a las diferencias. Y en estos casos, los ingenieros tendemos a pensar que las diferencias no son significativas.

    Es decir, en principio no deberíamos temer a elegir una bola u otra porque vayamos a perder mucha distancia. Podremos perder algo, pero no muchísimo. De hecho los efectos laterales pueden hacer perder más distancia que la elección de la bola. A este respecto lo que nos interesa es una bola genere poco spin en los golpes con el driver.

    Los fabricantes diseñan las bolas para minimizar el spin en el golpe de driver. De hecho los análisis comparativos muestran que las diferencias en el spin generado por el driver son pequeñas. Es decir, el jugador que sufre de slice no va a eliminarlo por elegir una bola u otra. No cabe, pues, esperar milagros sino, tal vez, una pequeña ayuda en algunos casos extremos.

    Esto se puede apreciar en estudios como este realizado por la revisat Golf Digest en el año 2009, donde se analiza el spin generado por las bolas disponibles en el mercado en ese momento.

    Otra cosa que hay que saber es que el precio de la bola suele tener una relación de proporcionalidad con el hándicap del jugador para el que están diseñada. Es decir que las bolas que necesitan los hándicap altos son comparativamente baratas mientras que las que necesitan los hándicap bajos son mas caras. Esto simplifica notablemente la decisión porque el hándicap alto no quiere gastar mucho dinero en una bola porque suele perder muchas. Mientras que el hándicap alto, que pierde pocas bolas, no le importa afrontar el coste de la bola que más potencie su nivel de juego.

    Criterios para elegir una bola

    A poco que un jugador consiga un mínimo alcance con los palos, la distancia no suele ser un criterio a lo hora de elegir una bola. Como ya hemos visto, las diferencias en la distancia alcanzadas entre bolas son lo suficientemente pequeñas como para que valga la pena preocuparse en mayor medida por otros criterios.

    La diferencias mas grandes entre las bolas vienen dadas por el spin que generan. El spin puede ser bueno cuando se genera en los golpes de approach pues permite que la bola se quede parada muy poco después de golpear al suelo. Esto permite al jugador controlar la distancia de sus golpes y contribuye notablemente a dejar la bola cerca de la bandera permitiendo ocasiones de embocar en tan solo un golpe de putt, lo que para los mejores jugadores supondría conseguir el birdie o incluso algo mejor.

    El spin es malo cuando lo que provoca son efectos laterales. Estos efectos se notan mucho más con los palos largos que con los palos cortos. Afortunadamente, como veíamos antes, las diferencias en este spin malo son pequeñas. No tanto como para despreciarlos, como en el caso de la distancia pero sí como darle una importancia relativa.

    Y, por supuesto, el otro factor a considerar es el precio. Las diferencias entre las bolas más baratas y las más caras es tan grande que no puede ser ignorado. Lo curioso es que ambos criterios, spin y precio suelen están correlacionados. Quiero decir, que, sin considerar ofertas, el precio de las bolas tiene mucha relación con el spin que pueden generar. Así se aprecia en la gráfica adjunta que analiza todos los modelos de tres conocidas marcas: Titleist, Srixon y Bridgestone.

    El método

    Como a los ingenieros nos gustan los algoritmos, aquí va uno muy sencillo basado en los criterios antes expuestos. Allá va:

    • Si encuentras una bola que te gusta y te sientes cómodo con ella, úsala. Para la mayoría de mortales no hay tantas diferencias entre las bolas. Y no hay nada mas poderoso en el mundo del golf que la seguridad mental de que estamos usando una bola con la que estamos a gusto.
    • Para hándicaps altos, basta con usar una bola de dos capas con el núcleo blando y cubierta resistente (ver esta entrada si se quiere saber mas sobre las características de las bolas). Este tipo de jugador no suele necesitar la precisión que se consigue con una bola mejor y son lo suficientemente baratas. Además, en general, suelen generar poco “spin” malo con el driver.
    • Si no se padecen defectos tipo hook o slice, se pueden usar bolas que den más spin. En general, cuanto más caras, las bolas son mejores. Todo depende del precio. Lo ideal es buscar en estudios como los que hace anualmente la revista tipo Golf Digest donde se analiza el backspin generado por un wedge. Bolas de tres capas con cubierta de uretano y un manto que reduzca el spin con el driver suele ser una buena elecciones. (ver esta entrada si se quiere saber mas sobre las características de las bolas).

    Consejos finales

    Es conveniente utilizar siempre el mismo modelo de bola a poco que tengamos un mínimo nivel de juego. Las diferencias las notaremos sobre todo cerca del green y nos ayudarán a consolidar nuestro juego aprendiendo nuestras distancias mejorando la precisión de nuestros golpes.

    En algunas ocasiones el campo en el que juegue el jugador puede condicionar la decisión. En algunos campos, los greenes retienen poco o son muy pequeños. En estos casos necesitaremos que la bola pare lo antes posible y que ruede poco para poder dejar la bola cerca de la bandera en los golpes de approach. Para ello jugaremos bolas de las que consiguen más spin con los palos cortos.

    Leave a reply