No se garantiza aprender a jugar mejor, solo que al menos se entenderá porqué.
RSS icon Home icon
  • Cómo funciona el golpe putt “estándar”

    Posted on January 14th, 2010 admin 3 comments

    Estamos en invierno y uno está lo suficientemente mayor como para aventurarse a salir al campo en estas fechas. Algún amigo me dice que es porque no llevo el golf lo bastante en mis venas. Será. Pero, como lo de mudarme a una ciudad con un clima más benigno está descartada, creo que mejor me voy a dedicar a replantear la próxima temporada y a repasar algunos fundamentos a ver si en primavera mejoramos algo.

    De las pocas cosas que se pueden hacer en invierno es practicar el golpe de putt. Basta una moqueta o, mejor, una alfombrilla de hierba artificial para practicar cómodamente alojados en el calor del hogar. Así que he dedicado unos días a repasar los libros clásicos que tratan del tema e intentaré escribir una serie de entradas sobre el tema.

    El golpe de putt no es un golpe de potencia. Esto significa que no es necesario apurar en el movimiento de todos los elementos del cuerpo para conseguir el resultado deseado. Esto es clave, pues nos permite tomar determinadas decisiones que simplifican el movimiento sin apenas comprometer el resultado. Principalmente lo que podemos lograr es una mejora notable de la consistencia.

    Si en un swing completo existen muchos “grados de libertad” que pueden hacer errar el golpe, en el putt podemos tomar acciones que reduzcan el número de ellos y así disminuir las causas de error. Un ejemplo sería eliminar el quiebro de muñecas: si permanecen quietas no existe el riesgo de que lleguen pronto o tarde en el momento del impacto. De la misma manera, buena parte de los profesores limitan total o parcialmente el movimiento de los pies, de las piernas, de las caderas, de los hombros o de los codos. O recomiendan acciones como mantener los brazos (la parte superior) pegados al cuerpo durante el movimiento.

    El movimiento de putt clásico se basa en formar un triangulo con los brazos y la línea de los hombros y mantenerlo fijo durante todo el movimiento. Este triángulo oscila alrededor de la columna vertebral hacia atrás y hacia adelante para golpear a la bola. La oscilación será más corta en el caso de golpes cortos y será más larga en el caso de golpes largos.

    Como se aprecia en la figura, este balanceo produce un movimiento de la cabeza del palo “hacia adentro”, “en línea” y “hacia adentro” del estilo del de un swing completo. La diferencia es que, al no existir quiebro de muñecas, el arco que se describe es mucho mayor. Esto quiere decir que para la misma cantidad de giro, la cabeza del palo se ha desplazado menos hacia adentro y hacia arriba. Esto permite que el arco que describe la cabeza del palo se acerque al movimiento ideal: la línea recta. Gracias a ello el margen de error es notablemente menor que en el swing completo.

    Otra diferencia respecto al swing completo es que el camino que sigue la cabeza del palo en el backswing es el mismo que en el downswing, lo que constituye otro factor adicional que contribuye a la consistencia del golpe.

    Todas estas “limitaciones” hacen del golpe de putt uno de los más sencillos de aprender, simplemente porque hay menos posibilidades de errar en el movimiento. En el putt es relativamente fácil alcanzar un buen nivel y por eso las diferencias con los profesionales son menores que en otro tipo de golpe. Y se centran más en aspectos como la capacidad de leer un green o la estrategia de juego. De hecho, los profesionales han de trabajar muy duro para conseguir una mejora que, aunque no es muy grande en número de golpes, es básica para ganar o perder.

    Por supuesto, un buen profesor enseñará al alumno más cosas. Detalles sutiles que harán que el movimiento casi robótico que tiene el principiante se transforme en un movimiento fluido y estético. Pero, de eso hay sabios mayores que yo.

  • Porque se fallan los putts cortos y como evitarlos

    Posted on May 23rd, 2009 admin No comments

    Lo normal es que nos sea más fácil embocar un putt corto que un putt largo. Sin embargo, para algunos jugadores hay una distancia maldita alrededor del metro donde los putts se niegan a entrar, normalmente con un giro en el último momento. Parece como si algo los apartará justo cuando fueran a entrar.

    La explicación es sencilla y tiene que ver con la velocidad a la que se mueve la bola. Es bastante intuitivo entender que cuanto más rápido se mueve la bola más dificil es que cambie de dirección. De hecho es lo que todos observamos el los putts largos, que al principio van muy rectos y a medida que la bola se ralentiza, tanto más se desvía.

    Imaginemos, por ejemplo, una línea de putt con caída a la derecha. Existe una fuerza que causa una aceleración de la bola hacia la derecha. Se trata de una aceleración constante que hace que la bola se desplace a la derecha en mayor medida cuanto mayor sea el tiempo transcurrido. Y cuando menos velocidad tiene una bola, más tiempo tiene la bola para desplazarse hacia la derecha. Y eso es lo que le pasa a algunos putts muy cortos.

    El problema ocurre cuando coinciden dos circunstancias:

    • que la bola sea golpeada suavemente, acariciada, con la fuerza justa como para llegar al hoyo
    • que haya alguna fuerza que actúe sobre la bola como para desviarla de su trayectoria; principalmente una caída acusada o algún elemento que desvíe a la bola cuando circula que baja velocidadputtmasfuerte

    Es decir, la obsesión por conseguir que la bola no quede en ningún caso más lejos que donde se encuentra, ocasiona que se golpee aplicando una fuerza muy pequeña. Tan pequeña que es comparable en magnitud al resto de fuerzas.

    La solución, aunque pueda parecer anti-intuitiva, pasa por conseguir que la bola ruede con más velocidad para que se vea menos afectada. Es decir, hay que golpear a la bola mas fuerte.

    Conclusión: para los putts de entre medio metro y un metro lo mejor es golpear la bola como si quisiéramos que se parará medio metro después del hoyo. Si fallamos nos quedará igualmente un golpe fácil, y aumentaremos notablemente la probabilidad de embocar a la primera.